Testimonial Arq. Ignacio Cardona

Home/Entradas/Testimoniales/Testimonial Arq. Ignacio Cardona

Testimonial Arq. Ignacio Cardona

EX-ALUMNO PROMOCIÓN 1991

Salí del Colegio en 1991, por diferentes razones no he vuelto a sus instalaciones, pero el Padre Claret me ha acompañado con su espíritu errante en todos estos años.

En especial me marcó la experiencia de visitar al Padre Santana en Petare los sábados de cuarto y quinto año (eso que desde hace tiempo se llama primero y segundo de diversificado). Me aproveché del liderazgo de mi amigo Eduardo García para ir con él, a veces también solo o a veces con otros amigos claretianos.

Luego estudié arquitectura y una maestría en diseño urbano. Cuando la terminé decidí volver a Petare, marcado -sin duda- por el espíritu misionero claretiano. Allí trabajé por casi 12 años. Parte de esa experiencia está relatada en esta entrevista: https://prodavinci.com/ignacio-cardona-yo-incluiria-vivienda-social-en-toda-la-ciudad/

Nunca me imaginé que esa travesía de integrar Petare que comenzó en el Claret se convertiría en el leitmotif de mi vida académica y profesional. Con esa experiencia fui admitido a ser investigador en la Universidad de Harvard donde hoy trabajo como profesor en la maestría de arquitectura mientras hago mi disertación doctoral.

Gracias al poder de la tecnología, recientemente se creó un grupo de Whatsapp llamado Claret 91, donde los amigos de promoción nos reencontramos digitalmente. Regados por el mundo nos damos cuenta que veintisiete años no es nada.

Allí, mi amiga Joselidis -hoy profesora del Colegio- cuelga una bella foto con el Padre Santana y el Padre Marino en las instalaciones del Claret. Me sorprende lo exacto del espacio físico, lo bien que se mantiene, como arquitecto no puedo dejar de agradecer la fortuna de haber  estudiado en ese bello edificio de patio central con paredes de ladrillo macizo, donde las esculturas del Padre Gutiérrez eran -y son por lo que veo en las fotos del Whatsapp– parte del aprendizaje. Recuerdo además, con profundo agradecimiento, la dedicación de todos aquellos que me ayudaron a crecer en el Colegio: profesores, personal administrativo, de limpieza, los padres… todos.

Hablo digitalmente con el Padre Santana y me hace recordar que mi espíritu trashumante es profundamente claretiano, y que Dios está en las palabras de cada uno de nosotros queriendo hacer el bien.

Me conmuevo. La huella de Claret es imborrable y yo no puedo estar más que agradecido.

Arq. Ignacio Cardona, Claret Hatillo
2018-07-11T17:36:26+00:00 Julio 11th, 2018|Testimoniales|